A nuestros hijos no los va a matar el COVID-19, los estamos matando nosotros.

Esta entrada me va a acarrear algunas enemistades y sobre todo muchas salidas de mi perfil por pesado y cansino, pero tarde o temprano tendremos que asumir que la culpa de todo es nuestra, de los padres, los que votamos a políticos ineptos, de los padres que no tenemos pensamiento crítico, de los padres que no nos informamos sobre el entorno obesigénico en el que vivimos y dejamos a nuestros hijos a merced de la industria que confunde y engaña en todos los ámbitos de la alimentación.

    El primer día de cole y la primera en la frente, mi hija ha llegado a casa con esta hoja, un ejercicio que podría ser perfecto, lúdico y pedagógico, ya que pareciera que alguien se preocupa por su alimentación y propone una iniciativa con recomendaciones para que lleve a clase un desayuno concreto cada día.

Por partes;

  El responsable de esta propuesta, bastante hace con intentar que padres que atiborran a sus hijos día si, día también con bollería industrial, solo le echen en la mochila las grasas hidrogenadas rellenas de azúcar los jueves, como reza el dibujito de marras. Pero a su vez, la imagen le está diciendo a mi hija, que habitualmente lleva fruta todos los días, que solo la debe llevar el lunes, y por supuesto está dando vía libre para que el viernes se haga una mala elección.

Hacer una limitación tan específica da por hecho que es saludable lo que pone en esa hoja.  Dejar los miércoles para los lácteos sin especificar nada, hace que el papá que se ha visto en la tesitura de quitar la bollería industrial todos los días, elija el yogur más azucarado posible o el batido con menos leche y más endulzado del mercado. Y seguro que no lo hace a sabiendas, lo hace porque es mucho más barato y porque un yogur cargado de azúcar y saborizantes tiene dibujitos y está patrocinado por los personajes que ven los niños en la tele. ¿Habéis visto un yogur natural patrocinado por alguna princesa Disney?

Mi hija me ha preguntado, que si el miércoles que le toca lácteos, podría llevarse un chuletón de Ávila, como el que comimos el otro día.  ¡Se me han saltado las lágrimas al oír su razonamiento! “¿Si la vaca es lácteos y el chuletón es de vaca… se vale?” 

Comer saludable es muchísimo más que poner un día para un alimento, es aprender a diferenciar entre comida y basura procesada, entre alimentos y productos malsanos. Si le decimos a un padre desinformado que los martes toca bocadillo, le llenará el pan con patés de dudosa calidad, cremas de cacao con el 80% de azúcar y por su puesto el pan ultraprocesado que sale más barato, no se pone duro y los niños se lo comen de mil maravillas.

Necesitamos que nuestros hijos aprendan desde la escuela a llevar una alimentación saludable, a saber discernir entre la comida real y los ultraprocesados, a recuperar el paladar atrofiado por la industria y el azúcar y a reconocer los sabores reales de los alimentos.

    ¿Cómo le va a gustar un brócoli a tu hijo, si desde los 6 meses le estás dando batidos azucarados y zumos concentrados?

¿No hubiera sido mejor que mi hija hoy llegara a casa con una ficha para colorear o para poner flechas con muchas imágenes de comida saludable, de yogur natural, de leche entera, de pan integral, de hortalizas, de toda clase de frutas, incluso de recetas sencillas de galletas caseras o magdalenas?

Una ficha animando a la familia a diseñar un desayuno diario saludable, según los gustos y preferencias de ella y por supuesto los recursos de la familia.

“Comer saludable no es caro, lo que pasa es que comer mierda es muy barato”

 

Si has llegado hasta aquí, te mereces el

CODIGO 50% DESCUENTO:

SEPT2020

VALIDO HASTA EL 15 DE SEPTIEMBRE PARA TODOS LOS CURSOS ONLINE DE NUESTRA WEB.

¿Te ha gustado este artículo?

Suscríbete al blog ahora de manera gratuita para recibir en tu correo electrónico los próximos artículos que vaya escribiendo sobre nutrición saludable dejándome tu dirección aquí. No la usaré para nada ajeno al blog ni recibirás correo basura mío, y podrás darte de baja en cualquier momento haciendo un sólo click. También te agradezco que compartas este artículo en las redes sociales para darle difusión y llegar a más personas.



X
A %d blogueros les gusta esto: