¿Estás preparado para el contagio?

Ver el telediario es abrumador, ojo a lo que digo porque lo último que quiero es faltar el respeto o frivolizar con la cantidad de fallecidos y contagiados diarios por este bicho del demonio. Mi problema es que me pongo de los nervios cuando veo los pasos que se están dando hacia esa nueva normalidad. 

 

“Nos bombardean con información muy útil y necesaria para no contagiarnos, medidas drásticas en seguridad e higiene, control alimentario, etc.

 

Y me parece fenomenal.

Los medios salen a la calle en busca de noticias que generen audiencia y se van a por lo fácil; ¿Cómo va a ser todo a partir de ahora en un bar? ¿y en un restaurante?, ¿cómo nos vamos a comer los churros?, ¿cómo vamos a tomar la cervecita?, ¿quién parte el jamón? ¿A cuanta distancia está el jamonero del cortador y el cortador de la barra y la barra del parroquiano que espera la tapita? ¿Por dónde quedan los cubiertos? ¿Se acabó por fin la tontería del cubilete con cubiertos en las mesas? 

 

Más de una hora insistiendo, luego pasan de la prevención del contagio a la futura vacuna, estudios, pruebas, investigaciones del gobierno, como se comporta el covid-19 en un spa, como lo hace en una piscina, en la playa, ¿vuela alto? ¿vuela bajo? ¿Es gaviota en el mar?…

 

Pero nadie nos informa o aconseja de cómo prepararnos para cuando lo pillemos, porque lo vamos a pillar, todos lo vamos a pasar, lo estamos viendo, nos lo están diciendo. “Ahora mismo la estrategia es contagiarnos poquito a poquito y no saturar la sanidad pública” y es magnífico y es una bofetada de realidad la que le ha dado esta sociedad a nuestros políticos, en un acto de obediencia debida, de ir a favor de obra quedándonos en casa y confinándonos a cal y canto para luchar contra el demonio. 

 

Pero amigo, como lo enganches… la lucha será tuya, única, personal e intransferible… (el bicho es transferible pero la lucha te la vas a comer tú y a ver como escapas).

 

De cómo estés preparado para la pelea dependerá el resto de tu vida. Y nadie te lo está advirtiendo. Nadie te está dando pautas que con un poquito de información y con algo de implicación por tu parte conseguirían que estuvieras más preparado para la batalla, como se preparó Rocky meses antes de luchar con el ruso, como se preparan los campeones… y te aseguro que no fue con donuts ni napolitanas de chocolate, envasadas individualmente para no contagiarse.

 

Programas de promoción de la salud, prevención, curación y rehabilitación… dice la Ley General de Sanidad de 1986, PROMOCIÓN Y PREVENCIÓN, pero se les olvida la alimentación como habito de vida saludable, bueno no se les olvida, nos dicen cómo se hará en los bares para que nos pongan las tapitas sin peligro, “¡OJOCUIDAO!” Que soy el primero que pillará su mesa en la terracita de mi bar de confianza a la mínima que pueda, pero por favor, que nos insten a llevar una buena alimentación en casa, que nos digan todos los beneficios de alimentarnos con productos de cercanía, verduras y hortalizas, que tenemos las mejores, carne, huevos, pescado… que nos ayuden a tomar buenas elecciones. 

 

¡Que no tengamos que gritar espantados de vergüenza para que dejen de darle pizzas y refrescos a los niños durante 60 días como menú diario!

 



X
A %d blogueros les gusta esto: