Las hamburguesas de Aitana

No conozco a Aitana, no sé lo que canta, ni como lo canta, pero esta chica, como cualquier otra persona que se gana la vida con su profesión, tiene mi respeto y mi admiración.

El linchamiento mediático al que está siendo sometida en las redes por parte de los más extremistas me parece horrible y deleznable.

   Estamos en un estado de derecho y si a ella, esta marca de comida rápida le ha ofrecido un contrato de publicidad para anunciar su producto, está en todo su derecho de aceptar y cuanto menos lucrarse al poner su imagen a disposición de la marca, de la ética hablaremos otro día

   Que el producto sea un ultraprocesado de penosa calidad es otro tema muy diferente, y ahí ella ni entra ni sale.

    Nuestros políticos, nuestros gobernantes, ellos son los que deberían decir y regular el tema de la publicidad en este tipo de alimentación…upsss espera, que sí, que lo han hecho, que hay un tal CODIGO PAOS desde 2005 que regula la publicidad y tiene unas normas por las que regirse para que no sucedan estas cosas.

Pero entonces ¿cómo se permite esto?

 

Las cabezas pensantes de nuestro país, pusieron a la propia industria para que se regulara ella misma, sí, efectivamente, es lo que estás pensando, pusieron a la zorra a cuidar de las gallinas, ellos lo llamaron “código de autorregulación”.

 

“ …de los creadores de: “bebe con moderación” y “juega con responsabilidad” ahora llega, “regúlate tú mismo con tu organismo”

 

Llevan años pasándose por el forro el dichoso código PAOS. Este código, que aun no siendo la panacea, si se cumpliera tal cual está escrito nos iría algo mejor, se lo saltan a la torera, sabiendo que, como son ellos mismos los que tiene que sancionarse, no lo van a hacer y cuando lo hacen la sanción es “ como te portes mal te daré “pam-pam” en el culete”.

 

Ahora se lía la de dios en las redes sociales porque esta niña ha anunciado una hamburguesa, por supuesto ellos no van a hacer nada, ya que llevan años permitiendo que personajes públicos, famosos, ídolos de masas, se vean asociados a miles de productos igual o peores que este.

   Todos recordamos a jugadores de fútbol o baloncesto anunciando cerveza, incluso suplementación entre otras lindezas, motoristas anunciando bebidas energéticas que están haciendo estragos entre la juventud, tenistas anunciando agua de mar, colágeno…

 

¿Qué diferencia hay entre esas hamburguesas y los vasitos de fideos “yatenutro” que se hacen en el microondas en 2 minutos? ¿A cuántos famositos han estado asociados? actores, cómicos, hasta cantantes.

Cristiano Ronaldo es la imagen de marca de unos batidos  que están perjudicando la salud y el bolsillo de muchas personas y aquí como si se oye llover.

 

El código PAOS es una manera de quitarse el muerto de encima por parte de la industria y los de arriba, al igual que la inclusión del nefasto nutriscore en el etiquetado frontal de los productos, pero eso os lo puede explicar mucho mejor mi admirado Juan Revenga en este artículo y otros más que ha ido sacando desde entonces.

 

Si se regulara  desde donde se tiene que hacer para que la sociedad no esté expuesta a este tipo de publicidad, si se hiciera caso a los miles de dietistas, nutricionistas, divulgadores, que están insistiendo en que vamos de mal en peor, no estaríamos en la tesitura de tener que salir en defensa de Aitana que lo único que ha hecho, a parte de tirar su ética por el suelo, es ganar algo de dinero, dejando ver su cara al lado de una hamburguesa “regulera” y unas patatas fritas en aceite harto de vivir y más oxidado que la faca de siete muelles del algarrobo.( sí, soy un señor mayor.)

Hoy es un día perfecto para empezar a cuidarte. ¿Me acompañas?



X
A %d blogueros les gusta esto: