¡Me voy a comer el Roscón de Reyes!

¡Me voy a comer el Roscón de Reyes!

 

Pero antes, la turra…

 

Nuestros abuelos esperaban impacientes las fechas señaladas para probar aquellas recetas de la abuela, recetas que se confeccionaban con cariño, con dedicación, con un desembolso importante del dinero ahorrado durante mucho tiempo para celebrar el acontecimiento.

 

Navidad, Semana Santa, el día de los muertos o el mismísimo Domingo de Pascua tenía su celebración y con ella su receta estrella, una comida especial, un dulce, un postre, algo que culturalmente iba unido a esa tradición, ya fuere por alimentos de temporada, por razones religiosas o simplemente por costumbres ancestrales.

 

¿A qué viene toda esta turra, Ángel? Os estaréis preguntado.

 

Hoy en día, la industria ha conseguido algo maravilloso a la vez que nefasto para la salud, poner a nuestro alcance y durante todo el año, aquellos dulces, postres, recetas, que nuestros abuelos consumían una vez al año. Y no contentos con eso los han facilitado a precios irresistible, es lo que tiene el azúcar, que es mortalmente barata.

 

Turrones todo el año, roscos de semana santa en verano, desde finales de agosto llevan ofreciéndonos el roscón de reyes, los famosos huevos de pascua están “nonstop” en el lineal de tu supermercado habitual.

 

Han conseguido hacer de tradiciones fantásticas, algo rutinario, diario y sin aliciente alguno. Nos han quitado la ilusión de celebrar en familia algo tan bonito como un desayuno o una merienda el día de reyes, que recordaríamos toda la vida.

 

Me voy a comer el Roscón de Reyes, porque llevo todo el año sin comer Roscón de Reyes.

Me voy a comer el Roscón de Reyes, porque me tocó el haba el año pasado, el haba que te obligaba a hacerlo o conseguirlo tú el próximo año.

Me voy a comer el Roscón de Reyes porque es un dulce esporádico, ocasional, que no afecta para nada a mi alimentación diaria y por supuesto porque lo voy a disfrutar con mi familia, en mi hogar y rodeado de las personas a las que más quiero.

 

Y, por último, me voy a comer el Roscón de Reyes en Dinamarca, gracias a que Dreamsfromspain.com ha tenido la magnífica ocurrencia de hacer el roscón de reyes, tal y como yo lo concibo, justo para la ocasión, justo en el momento adecuado y encima totalmente artesanal y con ingredientes de primera calidad.

 

Y lo voy a celebrar como lo celebran ellos en este precioso spot, en familia, entre risas y alegría, como hacían nuestros abuelos, en un día especial. 

 

Angel Rueda
quenotecuentencalorias@gmail.com
No hay comentarios

Publicar un comentario