¡No hagas dieta!

Con 25 años pesabas 65kg, estabas espectacular, ahora, a tus 45 pesas 90kg y llevas dos semanas a dieta. Estas súper enfadado, ahora que has decidido ponerte las pilas después de 20 años, para volver a ser el tío bueno, esbelto, guapetón y tipazo de antes, esta semana no has perdido nada, incluso puede que hayas ganado algo de peso.

Han pasado 20 años, ahora pesas 25 kilos más. Si hacemos cuentas, son 1040 semanas desde aquellos 65 kilos, es decir matemáticamente (esto es una tontería pero nos vamos a reír un rato), para llegar al peso actual, cada semana aumentaste 0.024kg y ahora llevas un rebote porque te has puesto a dieta y no pierdes ni 1kg en una semana… ¿te estás leyendo?

Sé que soy muy pesado con esto, y que me repito mucho en la idea, pero hasta que no aprendamos que el concepto es: NO HACER DIETA, no conseguiremos nada.

No hiciste dieta para coger esos 25kg y no tienes que hacer dieta para dejar esos 25kg.

Cuando hablamos de dieta estamos creando en nuestra cabeza un conjunto de alimentos que si los consumimos habitualmente conseguiremos perder peso, con lo cual, ya estamos acotando recursos y haciendo una especie de protocolo que a largo plazo va a ser imposible de sobrellevar sin hablar de los problemas que nos va a acarrear a corto plazo.

Para empezar, te estás centrando en perder peso y el peso es la suma de muchísimas cosas, masa muscular, huesos, agua, grasa visceral grasa subcutánea, etc… ¡ya vas mal!

Luego vienen las prisas y todo rápido, porque necesitas verte en la talla 42 para lucir palmito en alguna celebración o porque estás en plena operación bikini, con lo cual volvemos a la fatídica idea de “estoy a dieta”, dando por hecho que dejarás de estarlo en breve, solo es cuestión de tiempo.

¿No se te ha pasado pensar que todo lleva un proceso?.

Te llevó 1040 semanas ganar 25 kilos en tu cuerpo, ahora que te han entrado las prisas, pones tiempo para dejarlo.

¿Qué piensas que pasará cuando dejas la dieta? Mejor te lo digo yo. Vas a volver a estar como antes o peor porque en este proceso has hecho alguna estupidez que puede empeorar tu estado de salud.

Al final este tipo de estrategias siempre tiran de dos sitios, o te quitan alimentos o te quitan calorías, el caso es quitarte cosas y esto genera por un lado una serie de antojos y deseos que nos hacen inviable el día a día y terminamos fracasando a medio o largo plazo y por otro lado genera hambre y más deseos de comer, que cuando caemos en ellos, nos pegamos el atracón del siglo y volvemos al punto de partida, o peor aún, a tomar por culo la bicicleta.

En resumen, estar a dieta no le funciona a nadie a largo plazo y a los que les funciona a corto plazo, es algo momentáneo y puntual que tendrá consecuencias muy graves dentro de un tiempo.

Si quieres resultados a largo plazo, primero párate, piensa bien la estrategia, céntrate en un cambio de hábitos, fabrica unos buenos cimientos en tu aprendizaje y deja que el tiempo, la paciencia y tu constancia modifiquen tu cuerpo, de la misma manera que lo hicieron hace 20 años, pero esta vez, para bien.

 

Yo te puedo ayudar en el proceso. Contacta conmigo sin compromiso alguno. Hablemos. Si estás decidido a dar el cambio, si crees que es tu momento y que solo necesitas a alguien con los conocimientos necesarios para poder guiarte, estoy aquí. Es más, he pasado por ello,  se de lo que hablo y lo he reflejado todo en mi #metodoqntcc  mi experiencia puede ser lo que te ayude en ese punto de inflexión que estás buscando.



X
A %d blogueros les gusta esto: