Patas para el colchón

Son las 7:40h estoy tomando mi café matutino en el bar junto a la Ofi, no puedo evitar oír al parroquiano de al lado que le informa a su amigo de la última adquisición, unas patas de 48 euros para el somier de la cama que compró hace unas semanas junto al colchón súper moderno con la última tecnología viscolástica con memoria incorporada.

El caso es que ha comprado las patas nuevas porque sigue sin dormir bien, su mujer dice que ronca como un cochino jabalí y por las mañanas se levanta con mucho dolor de espalda, con contracturas en el cuello, se ve que pilla una mala postura de vez en cuando y un amigo de su Cuñao le ha dicho que eso va a ser las patas del colchón, que no se ajustan a la calidad del mismo.

Los dos amigos siguen investigando las causas de las molestias mientras le dan Matarile a unas tostadas de pan blanco con margarina y mermelada de melocotón.

En ningún caso se les ha ocurrido pensar que la obesidad mórbida que presentan los dos puede estar detrás de este problema, ni durante la conversación, en el desayuno, ni después con el cigarro en la puerta mientras se despedían y quedaban para la cerveza de esta tarde a la salida del curro.

 

“En ningún caso se les ha ocurrido pensar que la obesidad mórbida que presentan los dos puede estar detrás de este problema”

 

Una de las cosas que aprendi en mi proceso de pérdida de peso fue la importancia del pleno descanso, si durante el día estamos activos, comemos saludable, y respetamos los ritmos circadianos, el descanso es una recompensa, es una herramienta poderosa para perder peso, para ganar Salud y sobre todo para rendir al 💯 durante todo el día. 

Por supuesto dentro de unos hábitos de vida saludables.

Te aseguro que si lo haces así, puedes dormir en el suelo, en una esterilla o en un colchón de farfollas, que dormirás bien.

No tendrás que comprar unas patas de 48€ para un colchón de última Tecnología.

 



X
A %d blogueros les gusta esto: