Nos dicen que debemos comer y se olvidan de lo importante. ¿Qué no debemos comer?

Desde un tiempo a esta parte estoy viendo una campaña en televisión que reza la importancia de tomar tres lácteos al día. Nuestro gobierno con sus respectivas instituciones, agencias, asociaciones y demás organismos nos han dado la matraca desde hace años con las famosas 5 piezas de fruta al día. Frutas y verduras, tres raciones o más de legumbres a la semana. 

La industria se lo ha currado desde tiempos inmemoriales para distorsionar el mensaje de tal manera que ahora los cereales ya no son solo cereales, son los cereales del desayuno, el cacao en polvo azucarado ahora es la energía de los campeones, el mito de que el desayuno sea la comida más importante del día le ha venido de lujo a las empresas de lácteos y cereales.

¿Si llevamos tanto tiempo oyendo estos mensajes cual disco rayado de mocedades, por qué la obesidad y el sobrepeso no paran de crecer en nuestro país?

 

He recreado en mi cabeza lo que pudo ser la conversación en el ministerio de sanidad:

Algún alto gerifalte diciéndole a un adjunto o similar.

  • Oye, ¿podemos hacer algo para parar la epidemia de sobrepeso y obesidad del país?
  • No.
  • ¡Vale! Pues toma 15 millones de euros y que parezca que lo hacemos.

 

“Dentro de una alimentación equilibrada, no debería haber ningún producto del que se aconseje su consumo dentro de una alimentación equilibrada.”

Esta es otra de nuestras frases preferidas y tiene su explicación, si miramos toda la publicidad de productos alimenticios que sale por televisión, cuando sale este mensaje con letra extremadamente pequeñita en la parte inferior de la pantalla, suele ser siempre en la misma clase de producto. Alimentos malsanos, cargados de azúcar, grasas, sal, etc.,  enfocados para niños y sus papás que no saben cómo alimentarlos y los engañan haciéndoles creer que les están dando productos de gran calidad.

¿Os imagináis que en el anuncio de un tomate dijera una voz en off o un subtítulo que un tomate debe consumirse dentro de una alimentación equilibrada? ¿A que no hace falta decirlo? ¿A que todo el mundo sabe que un tomate, un plátano, un brócoli o una lechuga es saludable? Pues ellos, los que velan por nuestra salud, siguen dejándose el dinero de nuestros impuestos en repetir el mismo mensaje una y otra vez. 

 

¿Por qué no le damos la vuelta a la tortilla?

Creo que deberíamos probar a decirle a la gente la verdad, decirle a todo el mundo que comer mierda procesada, con ingredientes la mayorías de las veces malsanos, mata. Deberíamos gastarnos el dinero en decirle a la gente que los cereales del desayuno, la mayoría, son azúcar procesada con grasas de dudosa calidad, que ese jodido huevo de chocolate cargado de azúcar y seguramente con grasa de palma parcialmente hidrogenada puede llevar a tu hijo a una diabetes tipo 2 en el mejor de los casos y a atrofiar su paladar para siempre.  ¿Cómo queremos que nuestros hijos aprecien el sabor de legumbres o verduras si les hemos atrofiado el paladar dándole desde los 6 meses, “su primer cacao”, “su primer yogur”, su primer pico de insulina….

Para finalizar dos sugerencias y un consejo:

1. No compréis nada que lleve más de cuatro ingredientes en el súper, siempre se puede elaborar en casa, hacedlo vosotros.

2. Preocupaos de lo que no debéis comer, que son productos malos, nocivos, malsanos, y que mermarán vuestra salud.

 

Como dice Marta Tejón en nuestro curso de alimentación saludable, la fruta pelada y a mano en la nevera, ni cinco, ni seis, ni veinte piezas, la fruta pelada y a mano y que tus hijos coman toda la que les apetezca.



X
A %d blogueros les gusta esto: